Prácticas medioambientales para una gestión responsable

En Grupo TESCO creemos firmemente que llevar a cabo una gestión empresarial responsable con el medio ambiente no es una opción, es una obligación con la que aportamos valor a la sociedad.

Nos comprometemos a promover un tipo de desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente, por ello, hemos creado un manual de buenas prácticas medioambientales para que, junto a nuestros empleados, sigamos apostando por la conservación del entero natural y hagamos un uso sostenible de los recursos.

Hemos destacado las siguientes medidas para que nuestros empleados lleven a cabo a la hora de desempeñar sus tareas:

  • Separa correctamente los residuos en sus contenedores correspondientes. Los envases de plástico (color amarillo), papel y cartón (color azul), vidrio (color verde) y desechos orgánicos (color marrón o negro).
  • Recuerda que los productos etiquetados como peligrosos, requieren de un tratamiento específico; contacta con el supervisor para que se encargue de gestionarlos con la entidad autorizada.
  • Evita utilizar productos agresivos con el medio ambiente. Siempre que sea posible, emplea productos con la etiqueta Ecolabel, ya que son productos respetuosos con el medio ambiente; para su elaboración se utilizan en mayor medida ingredientes de origen natural, no químico (normalmente un 95% o más). Estos productos no contienen sustancias tóxicas o peligrosas para la salud y son biodegradables.
  • Ahorra energía apagando los equipos eléctricos cuando no los uses. Apaga las luces de las salas siempre que salgas de ellas.
  • Aprovecha la luz natural que entra por la ventana para realizar tu trabajo, evitar encender las luces de la estancia si no es necesario.
  • Revisa que las ventanas de las instalaciones de los clientes se quedan bien cerradas durante la noche con ánimo de conservar el calor y evitar encender la calefacción
  • Minimiza el ruido al máximo posible, ya que causa contaminación acústica. Siempre que sea posible, evita arrastrar muebles, levántalos para moverlos.
  • No emplees el desagüe como vertedero para deshacerte de desperdicios. Utiliza las papeleras y contenedores higiénicos colocados en los aseos para tirar toallitas, productos de higiene femenina y resto de desechos que no sean papel higiénico.
  • Cierra bien los grifos para evitar que goteen. Si detectas alguna fuga de agua, contacta con el responsable para que se arregle la avería cuando antes.